TEPUKO

Un viaje de saberes

Wanadi: Historia de la creación del mundo

Mitologías e historia de los Ye´kwana: Capitulo 1 – La creación del mundo

Al principio de los tiempos y de historia misma, no existía nada, la inmensidad del vació solo era llenada por un ser, Wanadi, el era la luz y la oscuridad, el vació y la existencia, el pasado y el presente.

Como por capricho o tal vez probándose a si mismo, levantado la mirada y miro por unos momentos el cosmos, decidió que quería tener la compañía de otros seres. Al solo imaginarlo apareció Ma´ro que se mostró agradecido y se sentó al lado de Wanadi, la deidad concluyo que era momento de tener un cuerpo físico, así que se materializo y fue el primer ser con manos, pies, boca, ojos y oídos.

Su siguiente movimiento fue idear un lugar, donde estos nuevos seres pudieran vivir, así que creo los ríos, montañas y los mares. Descendió a su nueva creación y empezó a recorrerlo, desde el rió mas llano hasta la montaña mas alta. Su figura convertida en carne, era solo un rayo luz tibia en todo esa vastedad de creación, subía su mirada lentamente al cielo y al ver el corazón de Ma´ro supo de su necesidad de tener un compañero, de un momento a otro, un ser se materializo, su nombre era Wachedi, esta ademas con la capacidad de tener descendencia.

Continuando Wanadi con su labor, movió sus manos y aparecieron los peces y animales, sopló y se hizo la bendición de la luz, la naturaleza empezó a emerger con los mas bellos colores que solo el conocía.

El creador se quito las hojas de los árboles de la cabeza y se durmió sobre aquello que había imagina y materializado. La naturaleza exhibía los mas bellos frutos y las plantas se alzaban sin timidez hacia lo mas alto. Todos estaban es paz y armonía.

Aparece el hombre en la tierra de Wanadi

En esta época Ma´ro y Wachedi se unieron en la carne, al tiempo Wachedi pario, la placenta fue tomada por Ma´ro y para deshacerse de esta la dejo en uno de las mas alta montañas que encontró, los pájaros hallaron la placenta y veían como esta se corrompía, la llevaron en sus picos a otros lugares, al poco tiempo empezaron a aparecer los gusanos y los hombres que empezaron a poblar la tierra.

En un segundo parto, Ma´ro pensó un a donde podría tirarla para que no pasara lo de la primera vez, resolvió que lo mejor era llevar la placenta al fondo del mar, pero al poco tiempo, empezaron a aparecer los monstruos y las bestias marinas.

Fue así como empezó la época del miedo, las peleas, la envidia, el dominio y el dolor. Muchos también le habían dado la espalda a Wanadi y no le rendían respeto.

El Dios supremo Wanadi dueño de las selvas, bosques, fuego y el trueno estaba desilusionado de ver aquello, por lo que solo pensó en marcharse, pero antes de hacerlo, cogió las plumas de las mas hermosas aves y la mas dulce de las mieles, para plasmarlas en el firmamento y de esta manera por las noches, pudieran cuidar las aguas y los sueños de la gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba