Monumento a la espiga.

Multitud de monumentos se han erigido por toda Venezuela, sobre todo, los de tipo religioso y por la causa independentista, en este caso, el monumento a la espiga, localizado entre Acarigua y Araure – Edo. Portuguesa, rindiendo homenaje a los agricultores y a la actividad agrícola en general.

Imagen de portada: Veronidae

Portuguesa por tradición un estado agrícola, con rubros como arroz, maíz, aceite, caña de azúcar, sorgo, ajonjolí ect. Por lo que se le conoce con el nombre popular de “el granero de Venezuela“, sus principales ciudades son Guanare, Acarigua y Araure siendo entre estas dos ultimas donde se erige la escultura.

El monumento a la espiga o como fue nombrado oficialmente “monumento a la agricultura” es una obra impulsada por el presidente Luis Herrera Campis, oriundo de Acarigua, quien quería darle un obsequio a su amada ciudad natal, por lo que, le encargo el proyecto de una escultura honoraria al cultivo al arquitecto Gustavo Legórburu.

Construcción del monumento a la espiga

Su construcción comenzó en el año 1981 y se trataría de, en teoría, “una escultura de una espiga que gira en su propio eje“. La técnica de construcción empleada fue mediante el concreto armado y encofrado, siendo esta ultima, una tarea un tanto compleja, que se le encomendo a una firma estadounidense.

Al finalizar la arquitectura ya no estaba presente Herrera Campis en la presidencia para inaugurarla, ya que, cuando se finalizo, se encontraba su sucesor Jaime Lusinchi, terminando con una altura de 40,88 metros en 1984.

¿En qué se basa?

A pesar de las especulaciones sobre lo que es realmente el monumento a la espiga; si es trigo o sorgo, lo cierto es que, no termina de asemejarse a ninguna planta en particular y en su lugar recuerda mas a la cadena de ADN, y al igual que la iglesia nuestra señora de coromoto localizada a escasos kilómetros de esta, es de estilo brutalista, es decir, deja con toda intención el concreto al desnudo, dando una sensación de incompleta.

¿Esta terminado?

Esta era la interrogante de los habitantes de Acarigua y Araure, lo de estar incompleta fue una teoría que tomo muchísima fuerza, se rumoreaba mucho de la “falta” de una supuesta corona de flores en la punta, que aportaría unos 30 mts adicionales para un total de 70 mts, que la haría una de las esculturas mas altas del continente.

Adicional a este rumor, también se mencionaba de la instalación de unas escaleras y de un mirador en lo mas alto, donde se podría tener una vista de 360 grados desde la plaza las espigas.

Algunos hasta afirmaban rotundamente que habían visto las piezas “faltantes” de la corona en algún galpón, el otro cuento era que se quedado en algún barco en un puerto de España, afirmando que para ambos casos no se prosiguió por la falta de compromiso del nuevo gobierno. Mientras la ultima teoría daba como argumento, que seria “demasiado alto” y estorbaría al trafico del aeropuerto que se encuentra en la cercanías.

Según algunos voceros en las redes sociales, comentan que la sensación de incompleto del monumento a la espiga podría deberse a la falta de una inauguración oficial por parte del ex presidente.

Hay que decir que la obra resulta un tanto desconcertante y rara, ya que no es una pieza clara y definida como si lo son otros homenajes a la agricultura en otros países como lo es; el monumento a la agricultura Manabita (Ecuador) o el monumento a la agricultura la Esperanza (Argentina).

¿CUÁL ES LA VERDAD?

La verdad es que el propio arquitecto afirmo en varias oportunidades que el monumento a la espiga estaba totalmente concluido, y no entendía por qué algunas personas se empeñaban en decir que no.