TEPUKO

Un viaje de saberes

La casa de las 12 ventanas

La casa de las 12 ventanas se encuentra en la Ciudad Bolívar capital de el estado del mismo nombre, específicamente en la calle de “paseo orinoco” muy próximos a lugares tan populares como lo son el Museo de Arte Contemporáneo Jesús Soto, el casco histórico o el mirador de Angostura.

Se concibió para ser una vivienda amplia, fresca y elegante, y como es de esperarse de estas estructuras, realizado con los mejores materiales y técnicas de la época digna de una casa de la alta sociedad.

Estructura de la casa

Se trata de una construcción de principios del siglo XIX hecha con las mejores técnicas y materiales de la época, de 44 metros de largo y 18 metros de ancho, de una sola planta, de amplios ventanales con barrotes de hierros ornamentales, constando de 8 habitaciones y un gran recibidor, antiguamente el sótano conectaba al rió orinoco como un sistema de abastecimiento de agua fresca, por lo que referirse simplemente como casa de 12 ventanas es ser modesto ya que se trata de una verdadera mansión.

En ella vivieron y celebraron las reunieron las figuras mas importantes del siglo XIX de la actual estado Bolívar gobernadores, empresarios, veteranos de la guerra de independencia y federal pisaron la casa de las 12 ventanas.

Historia de la casa de las 12 ventanas

Mandada a construir por Rafael Machado como un regalo para su padre el capitán para ese momento retirado José Tomás Machado vivió en esta mansión junto a su segunda esposa hasta que falleció en 1862 inmediatamente fue ocupada por Rafael Machado quien se hizo responsable de la casa hasta su muerte.

Luego de esto la casa fue adquirida por un extranjero francés llamado Antonio Liccioni quien desde hace un tiempo había llegado a la ciudad de Guyana para la realización de negocios, no paso mucho tiempo para que el hombre emprendiera en el negocio de la minería de oro en el callao convirtiendo a la casa de las 12 ventanas en la sede administrativa hasta principios de del siglo XX.

Durante el periodo en que estuvo deshabitada no faltaron los cuentos populares, donde se relataban que oían supuestos lamentos de espíritus y pasos de baile en el interior de la mansión, aunque se cree, que esto se invento para disuadir a rateros de rondar la estructura en busca de oro oculto.

La casa pasaría a estar abandonada por alrededor de 70 años antes de ser restaurada por el gobierno regional a propósito de la fundación de la Universidad Experimental de Guyana (UNEG) en ciudad Bolívar quien tiene sus oficinas en la casa desde 1989.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba